problemas_soluciones_mortero_seco_sotecma

En el mundo de la construcción, el mortero es un elemento fundamental y que tiene un uso bastante extendido. Básicamente, consiste en una mezcla de arena y cemento, que también puede incluir cal, utilizada para unir ladrillos y bloques durante la formación de muros y otras estructuras.

Al trabajar con mortero, es bastante común encontrarse con algunos problemas que pueden comprometer tanto la calidad de la estructura como el uso eficiente de los materiales. En este post te contamos cuáles son los desafíos que se presentan con más frecuencia y la forma más simple de solucionarlos.

¿Cuáles son los principales problemas que se presentan al usar mortero?

Por lo general, los problemas que surgen con la aplicación del mortero se deben a la falta de especialización en la mano de obra y a una escasa supervisión durante la ejecución. Veamos cuáles son los más comunes:

Grietas o fisuras

Las grietas o fisuras en el mortero se deben a diferentes causas, una de ellas es la falta de homogeneización. El uso de mezclas diferentes ocasiona que se sequen a distintas velocidades, causando las fisuras.

También, al combinar mezclas que son ligeramente distintas en su composición, se corre el riesgo de que algunas zonas queden más fuertes y otras más débiles. Con el tiempo, las áreas más frágiles pueden agrietarse e incluso colapsar.

La solución para esta problemática es utilizar siempre los mismos materiales y cantidades durante la creación del mortero.

Aplicación incorrecta

La aplicación del mortero va a depender de las condiciones del proyecto. El no respetar las juntas o el aplicar demasiado son de los problemas más típicos relacionados con la aplicación. 

Para evitarlo, es fundamental contar con profesional capacitado y asegurarse de que entiendan cuáles son las características específicas del proyecto, de manera tal que pueda comprender cuáles son sus necesidades.

Falta de preparación de la superficie

La superficie sobre la cual será aplicado el mortero debe estar totalmente limpia, libre de polvo y partículas sueltas. La suciedad puede comprometer seriamente la capacidad de adherencia del mortero, comprometiendo su calidad y durabilidad.

Una solución puede ser la implementación de un protocolo de limpieza y preparación de la superficie antes de empezar a aplicar el mortero.

Tiempo de manipulación excesivo

Una vez preparado, el mortero tiene un tiempo de manipulación finito antes de que comience a fraguar. Manipular en exceso la mezcla puede reducir su eficacia y comprometer su adherencia.

También, luego de su aplicación es importante protegerlo de cualquier tipo de factor externo que pueda dañarlo, como por ejemplo, la lluvia o el contacto con personas y animales.

Una vez más, estos son problemas cuya solución pasa por la correcta capacitación del personal en el uso y manejo del mortero.

Eflorescencias

La eflorescencia suele pasar cuando hay más agua de lo normal en la mezcla y normalmente desaparece después de hacer una limpieza al final de todo el trabajo. También puede ser porque los materiales utilizados tocan tierra o cosas sucias mientras se realiza el trabajo. Esto puede causar:

Esto puede llevar a que se formen capas de sal en la superficie, a que las capas de afuera del ladrillo se rompan y caigan, y a que aparezcan manchas de distintos colores dependiendo del tipo de problema. 

Para evitar esto, hay que asegurarse de que no haya filtraciones de agua que puedan mojar los materiales durante la obra y mantener limpios los lugares donde se almacenan los materiales. En Sotecma somos expertos en la fabricación de mortero seco o argamasa. Contacta con nosotros, déjanos saber las especificaciones de tu proyecto o podemos hacer el mortero tal y como lo necesitas. Conoce nuestro proceso de fabricación y descubre la mejor solución en mortero.