dosificador_aditivo_planta_hormigo_sotecma

En el mundo de la construcción, la precisión y la calidad en la producción de hormigón son fundamentales. Los dosificadores de aditivos para hormigón son de gran importancia en este proceso, permitiendo una mezcla homogénea y con propiedades específicas. Aquí te contamos cuáles son los tipos de dosificadores para hormigón que puedes encontrar en Sotecma, sus componentes principales y cómo seleccionar el más adecuado para cada proyecto.

¿Qué son los dosificadores de aditivos y por qué son importantes?

Los dosificadores de aditivos son equipos de gran importancia en la industria de la construcción y están diseñados para añadir con precisión aditivos líquidos o sólidos al hormigón. 

Su principal función es garantizar la cantidad de mezcla correcta y una distribución homogénea del hormigón, mejorando sus propiedades como la resistencia, durabilidad y tiempo de fraguado. Estos dispositivos permiten un control exacto de la cantidad de aditivo incorporado, lo que es fundamental para cumplir con las especificaciones técnicas de cada proyecto y asegurar la calidad final del hormigón. 

La utilización de dosificadores de aditivos optimiza los procesos de construcción, reduce el desperdicio de material y contribuye a la sostenibilidad ambiental al minimizar el exceso de aditivos.

Tipos de dosificadores de aditivos

Los dosificadores de aditivos se clasifican principalmente en dos tipos, cada uno con características y aplicaciones específicas que los hacen adecuados para diferentes necesidades en la industria del hormigón:

  • Dosificadores volumétricos: Estos dispositivos miden el aditivo a añadir basándose en el volumen. Son especialmente útiles para líquidos y se caracterizan por su simplicidad y eficiencia. Los dosificadores volumétricos son ideales para aplicaciones donde la precisión en la cantidad de aditivo no es crítica, pero se requiere una dosificación constante y controlada.
  • Dosificadores por peso: También conocidos como gravimétricos, estos dosificadores miden el aditivo basándose en su peso. Ofrecen una precisión superior comparados con los volumétricos, lo que los hace indispensables en aplicaciones donde las proporciones exactas de aditivo son críticas para la calidad del hormigón. Aunque pueden ser más complejos y costosos, su precisión y fiabilidad justifican la inversión en muchos proyectos.

Los componentes de un dosificador de aditivos

Los dosificadores de aditivos para hormigón están compuestos por varios componentes clave que garantizan su funcionamiento eficiente y preciso. Estos componentes son fundamentales para el proceso de dosificación, permitiendo un control exacto y una integración fluida con los sistemas de producción de hormigón.

La bomba: Corazón del dosificador

La bomba es el componente central de un dosificador de aditivos, encargada de mover el aditivo desde su contenedor hasta el mezclador de hormigón. Su selección depende del tipo de aditivo, la viscosidad y la cantidad necesaria para la mezcla. Existen diferentes tipos de bombas, como las centrífugas, peristálticas y de diafragma, cada una adecuada para distintas aplicaciones y tipos de aditivos.

Tipos de bombas y sus aplicaciones

  • Bombas centrífugas: Ideales para líquidos de baja viscosidad y grandes volúmenes.
  • Bombas peristálticas: Perfectas para aditivos viscosos o abrasivos, ya que el líquido solo contacta con el tubo de la bomba.
  • Bombas de diafragma: Utilizadas para aditivos químicos agresivos, permiten un control preciso del flujo.

Sistemas de control y monitoreo

Los sistemas de control y monitoreo permiten ajustar la cantidad de aditivo dosificado y supervisar el proceso para asegurar la precisión y la repetibilidad. Estos sistemas pueden ser manuales o automáticos, dependiendo del nivel de control deseado.

Control manual

En un sistema de control manual, el operario ajusta la dosificación basándose en la experiencia y los requerimientos de la mezcla. Aunque menos preciso, este método puede ser adecuado para operaciones más pequeñas o menos críticas.

Automatización y control desde PC

La automatización permite un control más preciso y eficiente de la dosificación, con la capacidad de ajustar automáticamente las cantidades de aditivo según los parámetros preestablecidos. La integración con un PC o sistema de gestión de planta permite una supervisión y ajuste en tiempo real, optimizando el proceso de dosificación.

Importancia del vaso de control visual

El vaso de control visual es un componente que permite al operario verificar físicamente el flujo de aditivo durante el proceso de dosificación. Aunque simple, es una herramienta valiosa para asegurar que el dosificador funcione correctamente y que la cantidad de aditivo sea la adecuada, proporcionando una capa adicional de verificación y control.

Los dosificadores de aditivos son herramientas fundamentales en la producción de hormigón, asegurando la calidad y las propiedades deseadas del material final. Consigue en Sotecma todos los equipos de dosificación y pesaje que necesitas para garantizar la calidad de tus proyectos.