El mantenimiento no solo ayuda a prolongar la vida útil de los equipos y reducir significativamente los gastos operativos, sino que puede impactar sobre la producción y mejorar la rentabilidad de las empresas. Se trata de un elemento indispensable cuando se quiere asegurar la continuidad de las operaciones y maximizar la eficiencia. En este artículo te explicamos de manera detallada cuál es el impacto del mantenimiento preventivo sobre la producción, y te comentamos qué se puede hacer para garantizar que se lleve a cabo de la manera adecuada.

Mejorando el rendimiento del equipo

Hacer mantenimiento a los equipos con los que trabajas te puede ayudar a maximizar la producción, sobre todo, porque con ello te aseguras de que todo está en óptimas condiciones y que funciona como corresponde. El mantenimiento es fundamental porque prolonga la vida útil de los equipos, y permite que estos operen de manera eficiente. Un equipo que funciona a su máxima capacidad, mejora la productividad, permitiendo completar las tareas en menos tiempo y empleando menos recursos. En pocas palabras, podemos decir que cuando los equipos están en buen estado, se pueden implementar y ejecutar procesos de manera más eficiente en todas las etapas de producción.

Limitando el tiempo de inactividad

En cualquier tipo de industria es esencial limitar el tiempo de inactividad, ya que, aunque se trate de pequeños intervalos de tiempo, pueden representar una pérdida significativa de productividad y eficiencia. Esto no solo genera retrasos innecesarios en los procesos, sino que afecta la rentabilidad y la capacidad de una empresa de cumplir con sus plazos de producción. El mantenimiento preventivo sirve para garantizar que todos los equipos que se deben utilizar están en perfectas condiciones, y para solucionar pequeños problemas en los equipos, antes de que se generen averías que puedan interrumpir la producción. Esto limita considerablemente el tiempo de inactividad y asegura que los equipos estén listos para funcionar de manera óptima cuando se necesiten.

Reduciendo la probabilidad de que se presenten fallos inesperados

Hacer mantenimiento a los equipos, aunque no tengan ningún tipo de problema o defecto, también ayuda a reducir la probabilidad de que se presenten fallos inesperados. Es decir, no solo sirve para resolver problemas que se puedan estar generando, sino para prevenir cualquier fallo que se pueda presentar a futuro. De esta manera, los procesos de producción son más predecibles y estables, por lo que se puede planificar de manera precisa cada una de las etapas que se deben cubrir, y cumplir con los plazos establecidos.

¿Cómo garantizar que el mantenimiento se realiza de la forma adecuada?

Para que tenga un impacto positivo, el mantenimiento de los equipos se debe realizar de la forma adecuada. Es decir, siguiendo los procedimientos y protocolos establecidos para cada tipo de equipo. Además, de eso, es necesario:
    • Tener un programa de mantenimiento preventivo muy bien definido, de manera que se realice solo en los momentos que corresponde. Esto ayuda a evitar pérdidas de tiempo innecesarias.
    • Identificar qué máquinas pueden mantenerse trabajando mientras se realizan las tareas de mantenimiento en ellas. De esta manera, el mantenimiento no implica ninguna pérdida en la productividad.
    • Es recomendable sistematizar la información sobre los fallos que se suelen presentar en cada equipo. Contar con esta información optimiza las tareas de mantenimiento.
La precisión en la ejecución del mantenimiento también depende de contar con un personal capacitado, por lo que también es recomendable asegurarse de que los miembros del equipo cuentan con los conocimientos necesarios para llevar a cabo las tareas de mantenimiento de forma eficiente.